lunes, 21 de octubre de 2013

Corazón

Corazón, tú y yo somos lo mismo,
polvo arrojado al vaivén de la vida.
Tú, hecho de hielo y coraza.
Yo, recubierto de corteza y escamas.
Somos dos bandidos del tiempo
condenados al eterno vacío.
Los flujos de nuestro dolor compartido
erizan mi piel y resquebrajan tu latir.
Oh corazón, que poco te cuidé
y cuanto has aguantado
Oh corazón, rancio de implorar clemencia
mustio de rogar las horas perdidas.
Adol Fito

1 comentario: